Entrada
Salida
Adultos
Niños
Código Promocional
¡Mejor Precio Garantzado! RESERVAR

Una finca ligada a la historia de un pueblo

L’HORTA FLORIDA

Termes Montbrió ocupa la antigua finca conocida popularmente como “l’Horta Florida”. Ligada estrechamente a la historia de Montbrió del Camp. La finca ha evolucionado en el transcurso del tiempo desde que en 1.643 la gente de Montbrió realizó las primeras construcciones.

El conjunto cuidadosamente rehabilitado por el Hotel Termes Montbrió, es producto de la imaginación y los esfuerzos realizados desde finales del siglo pasado por sus propietarios.

La finca de “l’Horta Florida” fue formada por la unión de cuatro terrenos conocidos popularmente como el “Clot d’en Quim”, “L’Horta”, dicha unión fue realizada por Doménech de Dalmau con la compra conjunta de estos terrenos a mediados del siglo pasado.

EL MARQUES DE OLIVART,

creador de la finca

Si retrocedemos ciento cincuenta años atrás, el aspecto de este lugar era muy diferente al actual. Una casa de campesinos en el numero 40 del Camino de Montroig, dos porches pequeños para animales y numerosos cultivos de árboles frutales, viñas, olivos y avellanas, con una era para labrar, definían el paisaje como e de una finca típicamente agrícola del siglo pasado. Por aquel entonces, el lago ya era uno de sus principales atractivos, gracias al abastecimiento del agua regulado en 152 horas semanales procedentes de una mina próxima.

Doménech de Dalmau, contrajo matrimonio con Maria Ventura de Olivart, vecina de una prospera familia de las Borges Blanques y se traslado a esta localidad. Se hipoteco la propiedad a favor de Josep Jansà Folch, como una garantía de renta de 1.380 reales anuales, a cuenta de beneficios eclesiásticos.

La familia Dalmau mantuvo una estrecha relación con el mundo religioso de la época. Maria Luisa Dalmau fue abadesa del convento de Vallbona de les Monges, próximo a Montbrió del Camp. Fue precisamente la familia de los marqueses de Olivart la que trajo a esta localidad un grupo de monjas Carmelitas para instruir a las jóvenes del lugar a principios de siglo.

La finca fue heredada por Ramón Maria de Dalmau y Olivart, primer marques de Olivart, nacido en 1.861 en Borges Blanques, Doctor en Derecho civil y Canónico, fue un destacado letrado y escritor. Interesado por los acontecimientos de su tiempo, perteneció a la Real Sociedad Geográfica y a la Academia de ciencias Morales y Políticas. La presencia de las exuberantes secuoyas que se pueden contemplar en el jardín de Termes Montbrió corresponden a la curiosidad científica de una familia vinculada con el interés por el estudio de la Geografía tan presente en el siglo XIX.

La fuerte vinculación de Ramón Maria Dalmau con la Sociedad de Historia Diplomática de Paris motivó la publicación de numerosos estudios de Derecho Internacional basados también en su experiencia como profesor en las Facultades de Derecho de Barcelona y Madrid. De su matrimonio con Maria de Falses, nacerá el ultimo marques de Olivart propietario de la finca, Ramón Jordi Dalmau Falses.

En el año 1.933, Ramón Jordi de Dalmau Falses vendió la finca “l’Horta Florida” al matrimonio formado por Josep Bassedes Montaner y Josefa Vidiella Marca. Antes de morir, el matrimonio dejara la finca en manos de su hija, Maria Bassedes Vidiella, como prelegado materno.

LA CONSTRUCCIÓN

del conjunto en los años 30

Maria Bassedes, casada con Francisco Figuerola Ferrer, hizo construir los edificios que hoy acogen las Termes Montbrió. Su hija, Maria Assumpte Figuerola heredará la finca que llegara a ser el lugar de descanso de esta familia. Francesc Figuerola Ferrer, prestigioso abogado de Barcelona, malogradamente fallecido este año, añadió destacados elementos ornamentales, como es la gran escultura del popular poema “ La Vaca Ciega” de Joan Maragall, que todavía puede contemplarse en el jardín.

El reciente descubrimiento de aguas termales a tres kilómetros de “l’Horta Florida”, ha dado un giro al destino de la misma. El empresario hotelero Doménech Torm, conoce casualmente la existencia de esta mina de aguas con propiedades excepcionales para la hidroterapia. En el año 1.988 compró “l’Horta Florida” para construir el Centro Termal mas moderno de Cataluña.

EL PASADO

de la actual villa termal

Cuando Hug de Cervelló, arzobispo de Tarragona, envió al noble caballero Guillem de Jorba a repoblar y defender la posición que hoy ocupa el lugar conocido actualmente como “La Closa”, se iniciaba la historia de Montbrió del Camp.

En el año 1.170 Guillem de Jorba cumplió las ordenes del arzobispo y construyo un castillo de defensa que seria el embrión de la villa. Al amparo de la seguridad ofrecida por este noble, pronto se desarrolla la Vila de Montbrió del Camp con tres barrios de la misma época: Capuig, situado al Norte, Vilaclosa, zona centro y Sol d’Aball, zona Sur.

En el transcurso del siglo XII, se crea la primitiva iglesia. Una de las paredes del actual edificio corresponde a esta primera construcción románica. Su fachada actual es del año 1.608 y está realizada con piedra blanca de Montroig.

Un órgano

HISTÓRICO

El elemento mas destacado con el que cuenta la iglesia de Montbrió del Camp, es su órgano, obra del maestro Josep Folch, vecino de Riudecanyes y fue restaurado en el año 1.992 por Gerhard Grenzim. Se trata de un órgano de grandes dimensiones y de una impresionante calidad acústica que puede escucharse los fines de semana gracias a la constancia de dos organistas de la localidad. Periódicamente la iglesia ofrece conciertos con destacados músicos de Cataluña.

Productos de

LA TIERRA

Montbrió del Camp cuenta actualmente con 1.500 habitantes, con el encanto de atractivos ligados a su tradición agraria. El “Museu del Cubs” donde se aprecia el proceso de elaboración del vino de esta comarca es una muestra de sus tradiciones.

Vale la pena conocer los productos tradicionales de la Vila. El vino moscatel elaborado en el municipio, es reconocido en toda Cataluña. El aceite cuenta con una calidad indiscutible y con denominación propia, Montbrione. Elaborado en la cooperativa de Montbrió del Camp, es uno de los productos de calidad que nos ofrece este lugar.